La hora de los países: La organización horaria de la vida de las personas

El día solar medio en nuestro planeta dura 86400 segundos, 24 horas (unidades que usamos por herencia de los astrónomos de la cultura del Antiguo Egipto y la adopción del mismo por las influyentes culturas helénica y romana), con una media anual de 12 horas de luz solar y 12 horas de oscuridad (noche) para cada punto de la superficie. Se trata de una media anual porque debido a la inclinación del eje del planeta respecto al Sol, mientras en el ecuador cada día del año tiene 12 horas de luz solar y 12 horas de noche, en los polos sucede la situación extrema con una oscilación anual entre 1 día con 24 horas de luz solar (en el solsticio de verano del hemisferio) y 1 día con 24 horas de oscuridad (en el solsticio de invierno del hemisferio), con 2 días al año en el que el día tiene 12 horas de luz solar y 12 horas de noche en todos los puntos del planeta (en los equinoccios).

Debido a que las personas somos animales diurnos cuya actividad está regulada por los ciclos circadianos (condición biológica que alteramos mediante el empleo de luz artificial), se emplea el sistema denominado "Tiempo Universal Coordinado" (abreviado internacionalmente como UTC) para organizar la hora a escala planetaria en husos horarios de 15º (resultado de dividir los 360 grados de la circunferencia entre 24 que son las horas del día) asignando a cada huso horario un número entero comprendido entre -12 y +12 en función de su situación respecto al meridiano cero (popularmente conocido como meridiano de Greenwich) que es el meridiano central del huso horario cero, número crecientemente positivo hacia el este y crecientemente negativo hacia el oeste (debido al movimiento de este a oeste del Sol en el cielo). El meridiano central de cada huso horario (que es un meridiano múltiplo de 15) se establece de forma que el Sol alcanza su punto más elevado sobre el horizonte a las 12:00 h (la mitad o ecuador del día, el mediodía), en el extremo contrario la mitad o ecuador de la noche (la medianoche) corresponde a las 24:00 o 00:00 h (según prefiera expresarse). Debido a que se establece que toda la superficie planetaria circunscrita en cada huso horario usa la misma hora exacta, el Sol alcanza su punto más alto sobre el horizonte entre las 11:30 y 12:30 h dentro de cada huso horario.

Cada año el 1 de mayo se celebra el Día Internacional de los Trabajadores por la reivindicación de los derechos laborales (con contadas excepciones como Estados Unidos de América, país donde los derechos laborales son ampliamente no reconocidos), en homenaje a los asesinados en Chicago en el marco de la huelga general de 1886 que reivindicaba la jornada laboral máxima de 8 horas, reclamada por diferentes "ligas de trabajadores por las 8 horas" que desde hace décadas defendían "ocho horas de trabajo, ocho horas para tiempo personal, ocho horas para dormir" (resultado de dividir las 24 horas del día en 3 partes iguales, las personas adultas deben dormir diariamente alrededor de 8 horas –entre 7 y 9 horas en función de la persona– como se explica aquí y aquí). Actualmente la reivindicación laboral está avanzando hacia una jornada laboral de 5:30 (resultado de considerar 6 horas –la cuarta parte de 24 horas, la mitad del periodo medio de 12 horas de luz solar– reservando 0:30 h para comida) para lograr un mayor bienestar y realización personal al mismo tiempo que también resulta ventajoso económicamente al incrementar la eficiencia y la productividad laboral, reducir las bajas laborales y el coste de la sanidad (al mejorar la salud de las personas al disminuir el estrés y la ansiedad y aumentar el tiempo dedicado a realizar ejercicio físico), incrementar el tiempo que la población puede dedicar al consumo de bienes y servicios, y reducir la cantidad de personas sin empleo y sueldo.

Como ejemplo ilustrativo, podemos estudiar el caso de varias ciudades del huso horario +2: Helsinki, Bucarest (București), El Cairo (Al-Qāhira), Jartum (Al-Khartūm), Kigali, Lusaka y Maseru, situadas respectivamente aproximadamente a las latitudes 60ºN, 45ºN, 30ºN, 15ºN, 0º, 15ºS y 30ºS.

  • La hora media anual del orto es 6:00 h y la hora media anual del ocaso es 18:00 h.
  • La oscilación se incrementa al aumentar la distancia al ecuador. Así, en Helsinki (a 60º de latitud y 5º al oeste del meridiano 30º central del huso horario +2) el periodo diario con luz solar oscila entre menos de 6 horas y cerca de 19 horas (una oscilación de más de 6 horas en torno a la media anual), variando la hora del orto entre antes de las 3:00 h y después de las 9:00 h y la hora del ocaso entre casi las 15:00 h y cerca de las 22:00 h (una oscilación mayor de 3 horas respecto a la hora media anual del orto y ocaso). En Bucarest (București), a 45º, las oscilaciones se reducen a la mitad. Nota: hasta ahora hemos hablado siempre de hora solar, no de hora oficial de los países (que puede ser coincidente o diferente a la hora establecida por el huso horario en el que geográficamente se encuentra).
  • Considerando un inicio de la jornada laboral a las 7:30 h, 1:30 h después de la hora media anual del orto (6:00 h), una jornada laboral de 8 h +1 h de comida finaliza a la hora del ocaso a 45º de latitud y ya de noche a latitudes mayores (gran parte de Europa) en invierno mientras que una jornada laboral de 5:30 h + 0:30 h de comida permite un mínimo de 3 horas de luz solar tras la finalización de la jornada laboral en invierno a 45º de latitud y casi 2 horas a los 60º de Helsinki.

En un área como Europa, cuya población humana se distribuye entre las latitudes 35º y 65º, la oscilación en torno a la hora media anual del orto y ocaso varía entre ±1 h y ±4:30 h (±2 h en la latitud 50º alrededor de la cual se concentra la mayoría de la población europea). Para paliar el impacto de esta oscilación en la vida de las personas, aproximar los horarios laborales de regiones extensas y lograr reducir el desaprovechamiento de las primeras horas de luz solar en verano al mismo tiempo que se consigue tener más horas de luz solar tras finalizar la jornada laboral, en muchas áreas del planeta situadas a latitudes medias o altas como Europa se emplean sistemas de hora oficial que suman o restan horas a la respectiva hora solar en algunos periodos del año ("ajustes horarios", "cambios horarios", "horario de verano", "horario de ahorro de luz solar"; "DST",...) buscando la convergencia o mantener próximos a lo largo del año la hora del orto (amanecer) y la hora de despertar de las personas (vinculada a la hora de inicio de la jornada laboral). En Europa (Directiva 2000/84/CE) la hora oficial se adelanta (se suma) 1 hora respecto a la hora del respectivo huso horario de uso oficial en el periodo comprendido entre el último domingo de marzo y el último domingo de octubre (nótese que estas fechas no se ajustan del todo bien a los equinoccios que deberían ser usados como referencia: la primera fecha se aproxima al equinoccio de primavera que ocurre alrededor del 19-21 de marzo mientras la segunda fecha se atrasa un mes respecto al equinoccio de otoño que sucede alrededor del 21-23 de septiembre). La siguiente gráfica ilustra el caso de varias ciudades europeas del huso horario +2: Helsinki, Vilna (Vilnius), Kiev (Київ), Bucarest (București), y Atenas (Αθήνα), situadas respectivamente aproximadamente a las latitudes 60ºN, 55ºN, 50ºN, 45ºN y 40ºN, sin y con el ajuste horario vigente en Europa.

El sistema de ajuste horario vigente en Europa se centra en reducir el desaprovechamiento de las primeras horas de luz solar en verano y cumple con buen criterio su objetivo, reduce 1 hora la oscilación anual de la hora del orto (amanecer) aunque retrasa la hora media anual del orto 45 minutos en hora oficial (30 minutos si las fechas del cambio horario coincidieran con los equinoccios) lo cual promueve retrasar en similar cuantía la organización horaria de la vida de las personas en Europa (donde la hora media de despertar de las personas es 6:30 h y la hora media de inicio de jornada laboral es 8:00 h, media hora de retraso respecto a los valores 6:00 y 7:30 h indicados previamente en este artículo en base a la hora solar, ocasionando que se reduzca en igual cuantía las horas de luz solar disponibles tras la finalización de la jornada laboral respecto a lo anteriormente comentado).

Señalar que algunos pocos países (como Argentina y España) usan una hora oficial basada en un huso horario diferente al que le corresponde geográficamente, con el correspondiente desajuste o desacople entre la hora solar y la hora oficial. Por ejemplo España se localiza geográficamente en el huso horario cero (las islas Canarias en el huso horario -1) por lo que debería usar como hora UTC (UTC+1 en horario de verano) –en Canarias UTC-1 (UTC en horario de verano)– pero usa oficialmente UTC+1 (UTC+2 en horario de verano) –en Canarias UTC (UTC+1 en horario de verano)– lo que ocasiona que en hora oficial la hora media anual del orto (amanecer) sea 7:30 h, con la hora del mediodía y de la medianoche retrasadas 1 hora, y en consecuencia promueve que la hora media de despertar sea 7:30 h, la hora media de inicio de la jornada laboral sea 9:00 h, la hora media del almuerzo sea 14:30 h, la hora media de la cena sea 21:00 h y la hora media de ir a dormir sea 23:30 h (cerca de la medianoche).