Teleseguimiento de animales: comparación de sistemas

La tecnología actualmente disponible permite estudiar los movimientos y la ecología espacial de los animales con un notable nivel de detalle a un precio más asequible que en el pasado. Existen diferentes sistemas de teleseguimiento (radioseguimiento, teleseguimiento con transferencia satelital, teleseguimiento con transferencia basada en telefonía móvil/celular) cuya elección depende del peso del animal, el área a estudiar, la precisión y frecuencia de localización, y el dinero disponible.

El peso del transmisor no debe superar el 6% del peso del animal, y a ser posible el 3%.

El sistema más veterano es el radioseguimiento. Se basa en la emisión y recepción de ondas del intervalo espectral electromagnético denominado radioondas, especialmente las de menor longitud de onda (y por tanto mayor resolución) dentro del rango: Radioondas de Frecuencia Muy Alta (abreviadas en inglés VHF, "Very High Frequency", longitud de onda 1-10 m, intervalo 30-300 MHz) y Radioondas de Frecuencia Ultra Alta (UHF, "Ultra High Frequency", longitud de onda 0.1-1 m = 10-100 cm, frecuencia 300-3000 MHz = 0.3-3 GHz, colindantes con el intervalo de las denominadas microondas). Debido a que este intervalo espectral electromagnético es empleado para una amplia variedad de usos, la administración gubernamental de cada país regula los intervalos concretos disponibles para cada uso (y si es de libre uso o condicionado a licencia de pago). A favor: Es tecnológicamente el más simple y en consecuencia el sistema de teleseguimiento más barato (un transmisor de 2 gramos, apto para animales de 35 gramos, alcance 25-50 km, cuesta unos 100 €) y los transmisores más pequeños y ligeros (la única opción para animales pequeños con la tecnología disponible actualmente, existen diseños de 0.2 y comercialmente de 0.3 gramos aquí y aquí aptos para animales de 3.5 o 5 gramos). En contra: Requiere desplazarse físicamente transportando antenas receptoras para triangular la posición del animal o instalar una red propia de antenas terrestres receptoras (y conectarlas a un sistema de telecomunicación para enviar la información). La resolución depende de la densidad / distancia de las antenas receptoras (para igualar los 5 m que proporcionan los sistemas de satélites de posicionamiento global como el estadounidense GPS o el ruso GLONASS, las antenas deben estar separadas 50 m). El alcance (unos 50 km en condiciones óptimas) es demasiado reducido para animales que se desplazan largas distancias.

El teleseguimiento con transferencia satelital usa para la transferencia de datos alguna de las redes globales de satélites de telecomunicaciones existentes, principalmente Argos e Iridium (los datos suelen ofrecerse disponibles vía plataformas como Movebank). A favor: Cobertura planetaria al basarse en redes satelitales globales. En contra: La señal satélite es mala o nula debajo de cobertura vegetal densa (p. ej. a nivel de suelo en bosques espesos) o en el interior de agua o suelo. El número de localizaciones / día está restringido, típicamente a 8-12 máximo (aunque puede ajustarse a un determinado intervalo de horas, p. ej. horas de luz para especies diurnas, obteniendo 1 localización / hora). Es el sistema más caro: precio de un transmisor de 8 gramos apto para animales de 135 gramos (los hay desde 4 gramos sin panel solar fotovoltaico –apto para animales de 70 gramos– y 6 gramos con panel solar fotovoltaico –apto para animales de 100 gramos–) a partir de 1500 (no solar) - 2000 (solar) € sin IVA, más 30 (Iridium) - 60 (Argos) € / mes por el servicio de transferencia de datos (solo los meses en activo).

El teleseguimiento con transferencia basada en telefonía móvil/celular busca ofrecer una alternativa más barata usando para la transferencia de datos las redes de antenas terrestres de telefonía móvil/celular existentes. A favor: Más barato que el teleseguimiento con transferencia satelital: precio de un transmisor de 18 gramos (apto para animales de 300 gramos) a partir de 850 € sin IVA (de 9.5 gramos –apto para animales de 160 gramos– por 1230 o 1350 € y los hay aún más ligeros: 9 gramos, 8 gramos, 3.6 gramos), más 60-115 € / año por el servicio de transferencia de datos (precio medio de un contrato de telefonía móvil/celular con recepción de datos e itinerancia a escala planetaria, habitualmente el coste del primer año está incluido en el precio del transmisor). El número de localizaciones / día no está restringido, pero es necesario limitarlo para evitar un consumo superior a la tasa de carga de la batería por el panel solar fotovoltaico (p. ej. esto se logra con éxito todo el año en latitud 55º con posicionamiento cada 20 minutos durante el día y 60 minutos por la noche con transmisión de datos una o dos veces al día). En contra: Depende de la cobertura de la red de estaciones terrestres de telefonía móvil/celular, por lo que puede ser un sistema no apto para animales que viven de forma continua o temporal en zonas sin cobertura (aunque los datos son almacenados en caso de no cobertura –suelen poder almacenar entre 30 y 100 días– y transmitidos cuando hay disponibilidad).