Guía de consumo crítico "Qué puedo hacer yo"

Tus decisiones al comprar o consumir puede promover grandes cambios.

Ideas generales:

  • Evita los envases y productos de un solo uso o de poca vida útil, usa en su lugar alternativas reusables muchas veces.
  • Evita los materiales no renovables, bioacumulativos y/o con elevado impacto ambiental y sanitario. Por ejemplo, evita los plásticos (nailon, policloruro de vinilo - PVC, poliestireno, polietileno, polimetilmetacrilato - PMMA, polipropileno, tereftalato de polietileno - PET,…) causantes del gran problema ambiental y sanitario de los microplásticos.
  • Evita los productos que fomentan el consumismo y la obsolescencia, selecciona positivamente los fabricantes que productos duraderos, ofrecen garantías de larga duración y facilita la reparabilidad a largo plazo, p. ej. ordenadores, teléfonos y coches.
  • Dar a conocer estos temas en los distintos entornos sociales en los que nos desenvolvemos cada persona. Exigir a políticos, gobiernos y parlamentos que adopten medidas para avanzar hacia la reducción de residuos.

Acciones concretas en nuestra vida diaria:

  • Comprar a granel todo lo posible: fruta, verdura, legumbres, arroz, etc.
  • Considera adquirir jabón y detergente a granel (en tiendas de productos ecológicos), si es líquido llevando nuestro propio envase.
  • Al comprar alimentos o productos envasados, elige envases de vidrio o papel en lugar de plástico o tetrabrik.
  • Evita los envases monodosis e hiperenvasados (alimentos o productos que se presentan envasados individualmente o en cantidades pequeñas a su vez reenvasados en grupos o packs a veces varias veces).
  • Procura comprar envases grandes (1 envase de 1 litro implica bastante menos material que 4 envases de 250 ml).
  • Para transportar las compras utiliza bolsas de tela o en su defecto de papel o envases duraderos y reutilizables muchas veces.
  • Favorece con tu elección al comprar a aquellas tiendas y empresas que promuevan o faciliten la reducción de envases y bolsas, mostrando tu queja y pidiendo el cambio (a través de buzones de sugerencias, correos electrónicos, etc.) a las que no.
  • Evita todo lo etiquetado como “desechable” como cubertería (vasos, platos y cubiertos) de plástico, latas de bebida, botellas de agua de plástico, pilas no recargables, pañales de un solo uso,…
  • Sustituye productos hechos de plástico por materiales naturales, por ejemplo estropajos o esponjas vegetales de Luffa, trapo o papel de cocina de algodón-celulosa en lugar de microfibra, fregona de algodón u otra fibra vegetal en lugar de microfibra, ropa de algodón, lino, lana u otra fibra natural en lugar de plástico (microfibra, poliéster, nailon, licra o elastano, polipiel,…), los sobres de correo con ventana de plástico, etc.
  • Usa bolsas de basura biodegradables: de almidón, fécula, papel,… Es posible usar diarios o periódicos usados para crear bolsas caseras.
  • Procura compostar los residuos orgánicos, es decir, ir guardando los restos de fruta, verdura y cáscaras de huevos para echarlos al contenedor marrón o llevárselos a alguien que tenga gallinas o huerta.
  • Reduce el consumo fomentando la reutilización: Vende o dona la ropa, libros, muebles, etc. que no uses a otras personas o entidades y tiendas de segunda mano, y viceversa intenta lograr por estas vías la ropa, libros, muebles, etc. que necesites antes de comprar productos nuevos.
  • Intenta siempre reparar antes de desechar, evita que comprar uno nuevo sea la primera opción cuando algo se estropea o requiere mejoras.
  • Al comprar un ordenador, tableta o teléfono, muestra tu interés por la duración temporal y la cobertura de la garantía, la facilidad de su reparación así como el tiempo que el fabricante vende repuestos. Evita Apple y Microsoft. Considera comprar uno de segunda mano en lugar de uno nuevo. Usa software libre para mejorar el rendimiento de ordenadores y teléfonos antiguos.
  • Consume agua del grifo en lugar de agua embotellada, y si tienes que comprar agua embotellada que sea en envase de vidrio. Reclama esto también en los bares y restaurantes. Usa envases de vidrio o acero inoxidable para transportar el agua de bebida al trabajo, de excursión o al campo.
  • Promover el consumo de productos de cercanía porque suponen un ahorro importante en residuos relacionados con el empaquetado y el transporte: cajas, palés, cintas de precinto, aceites de coches, neumáticos, etc.
  • Procura usar transporte público y compartir el vehículo privado.